Un diario oral y online da voz a la pandemia en Estados Unidos

Washington.- Un archivo sonoro que permita recordar las reflexiones y vivencias que las personas de Estados Unidos conservan acerca de la pandemia del coronavirus para documentar cómo la sociedad vivió dicho periodo y todos los retos y dificultades consecuentes.

Esta es la idea que tuvieron la Biblioteca del Congreso y la organización sin ánimo de lucro StoryCorps y, con el objetivo de materializarla, el pasado 22 de enero lanzaron la página web COVID-19 Archive Activation.

En esta plataforma, los ciudadanos que lo deseen pueden enviar notas de voz en las que narren su historia en relación con dicho período y todas ellas se conservarán en los archivos del American Folklife Center (AFC) de la biblioteca.

“Queremos proporcionar un espacio narrativo donde la gente pueda hablar de sus sentimientos y de sus experiencias respecto a la pandemia”, explica en una entrevista con EFE la directora de Grabación y Archivo en StoryCorps, Virginia Millington. Una pandemia que, desde el inicio de 2020, ha provocado la muerte de más de un millón de estadounidenses, según los datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Estos testimonios estarán disponibles en línea (en archive.StoryCorps.org) para preservar dichas declaraciones y para que las nuevas generaciones puedan entender la experiencia colectiva que supuso el coronavirus para la sociedad. “Tenemos todo tipo de documentación y fotos sobre la pandemia y ahora hemos puesto el foco en las narrativas orales personales”, explica a EFE la directora del American Folklife Center, Nicole Saylor.

“Una de las perspectivas en las que estamos más interesados es la del personal de los servicios básicos, desde los trabajadores del ámbito de la salud hasta los repartidores de comida que estaban en las calles”, puntualiza. Además, considera que, al igual que otras pandemias globales como la de VIH/sida o la gripe española, el coronavirus constituyó un “momento histórico enorme en el mundo” al no tener precedentes, por lo que es acertado dejar pruebas del impacto que tuvo y aún tiene en los seres humanos.

De momento, el proyecto de historia oral está pensado para reunir audios durante un período de cinco años y, aunque todavía no es oficial, se plantea también un simposio para 2025 en el que conversarían algunos de los participantes acerca de sus vivencias.

Para Millington, es interesante crear dicha iniciativa de forma “longitudinal” para poder ver cómo evolucionan los recuerdos y memorias de la COVID-19 a medida que pasan los años. Para recolectar los testimonios, el proyecto cuenta con la tecnología de la que dispone StoryCorps, que en 2015 creó una aplicación que permite a los usuarios poder grabarse a sí mismos desde sus dispositivos móviles y tabletas.

Millington asegura que desde la organización hacen esfuerzos para que todo el mundo tenga la oportunidad de grabar su voz, hasta las personas que tienen dificultades para utilizar las tecnologías y necesitan más apoyo.

“En proyectos pasados hemos enviado kits de grabación a domicilio para hacer accesible la experiencia de grabación sin limitaciones”, añade, a la vez que recalca la importancia de que el formato actual represente la pluralidad social. Un impulso que, tal y como afirma Millington, nace del convencimiento de que “escuchar la sabiduría de otras personas, sean amigos o desconocidos, tiene un valor e interés”, ya que el objetivo de la organización es “registrar, preservar y compartir las historias de estadounidenses de todos los orígenes y creencias”.

Saylor confiesa estar emocionada por el potencial alcance que puede tener la plataforma lanzada gracias a las herramientas de StoryCorps, que según ella posibilitan que la iniciativa se convierta en una plataforma nacional y plural sobre el impacto de dicha enfermedad.

“En muchas formas el mundo no volverá a ser el mismo, para lo bueno y para lo malo”, resalta sobre la relevancia de este archivo digital, sobre el que añade que también es una forma de rendir homenaje a los afectados. EFE

Por: Eulàlia Galante Perarnau

Ir a la fuente
Author: EFE