Que quede claro

El presidente Luis Abinader gana apoyo en sus compatriotas cada vez que afirma que mientras desempeñe el cargo no permitirá la instalación en el país de un campo de refugiados.

A Estados Unidos, las Naciones Unidas (ONU) y diferentes organizaciones internacionales ha debido bastarles la firmeza de Abinader para dejar de presionar con el centro de inmigrantes haitianos, que es de lo que se trata, en este país.

El gobernante dominicano ha sido más que explícito al advertir o que se busca entre todos una solución a la crisis haitiana o República Dominicana defenderá por sí sola su soberanía.

Mientras todos los países cierran sus puertas a la migración haitiana, la ONU y Estados Unidos han presionado para que República Dominicana abra las suyas. Por la dolorosa crisis haitiana también se ha procurado que se pause con las repatriaciones de indocumentados.

Puedes leer: Inaceptable

Abinader, para que todo quede bien claro, advirtió que no cederá en su negativa a la instalación de un campo de refugiados ni en descontinuar las repatriaciones de indocumentados. Es una postura que, como todo lo que sea a favor de los intereses nacionales, la población respalda.

Ir a la fuente
Author: El Nacional