Obispo dice hay más enfermos en calles que en hospitales

SANTIAGO.- El obispo auxiliar de la Arquidiócesis local, monseñor Carlos Tomás Morel Diplán aseguró anoche que en las calles hay más enfermos que en los hospitales y las clínicas de la República Dominicana.

“Tenemos una humanidad enferma, donde las personas sufren las consecuencias de los vicios, del odio, la mentira, la ambición, el egoísmo, la desorganización y la indisciplina tanto personal como colectiva”, subrayó monseñor Morel Diplán mientras pronunciaba la homilía de la Eucaristía nocturna de la Catedral Santiago Apóstol, de aquí.

Te puede interesar leer: Ve vivimos en RD en sociedad desorganizada

Precisó que muchas personas se enferman porque viven envidiando el triunfo o los logros de las personas, pero también porque son aquejadas por el odio, la envidia y la ambición de tener cosas.

“Hay gente que no soportan el progreso y el bienestar que consiguen sus vecinos a costa del trabajo y el sacrificio, porque quieren vivir bien sin dar un golpe”, puntualizó el obispo Morel Diplán.

Indicó que las enfermedades espirituales y mentales hacen más daño que las físicas.

“Ningún médico puede curar las enfermedades espirituales con pastillas o jarabes, ya que las personas necesitan sanarse de sus defectos, entre ellos la ambición, el odio, el egoísmo y los vicios”, expresó el obispo auxiliar de Santiago, quien además es el administrador apostólico de la diócesis de la Vega.

Dijo que para los ciudadanos superar los vacíos existenciales y espirituales que los mantienen enfermos del alma y el corazón, tienen que buscar de Dios, donde haya serenidad y plena fe.

“Ya hemos visto en los últimos pasajes de los profetas, cómo la fe curó de enfermedades físicas y espirituales a aquellas personas que con solo tocar el manto de Jesús lograron superar sus enfermedades”, sostuvo monseñor Carlos Tomás Morel Diplán.

Recomendó a los dominicanos acudir con más frecuencia a los templos religiosos y buscar la ayuda divina ante tantos problemas que afectan al mundo.

Ir a la fuente
Author: Narciso Pérez