Más de mil presos reubicados tras incendio en La Victoria

Tras el incendio que cobró la vida de al menos 13 personas y dejó 11 heridos el pasado lunes 18 de marzo en la Penitenciaría Nacional La Victoria, 1,125 reclusos han sido trasladados a otras instalaciones de detención.

Ante las condiciones del plantel, estos presos han sido llevados a los centros ubicados en San Pedro de Macorís, La Vega, Higüey, La Romana, Elías Piña y Haras Nacionales.

La situación a nueve días del trágico suceso es desgarradora, ya que muchos familiares desconocen el paradero de sus seres queridos. Sin embargo, otros han podido verlos, aunque sea a través de una verja. 

Según el director de Prisiones, Roberto Hernández Basilio, un total de 120 familias han acudido a la mesa de ayuda física ubicada en la entrada de la cárcel en procura del paradero de sus parientes. 

A pesar de que el lunes las autoridades de La Victoria habían limitado el pase de artículos y enseres personales a los familiares de los reclusos, solo permitiéndoles el pase de comida cocinada, este martes pudieron ingresar alimentos y otros objetos hacia el centro de reclusión.

Madres, padres, hermanos y hasta amigos de los presos, acudieron desde tempranas horas de la mañana con sus bultos repletos de comida, ropa, pasta dental, jabón y hasta cartones de huevos, con la intención de que sus presos tengan los artículos de primera necesidad. 

Expandir imagen
Infografía
Carpa de ayuda en la carcel de La Victoria. (DIARIO LIBRE/ DANIA ACEVEDO)

Madre perdió las esperanzas 

Con el corazón lleno de incertidumbre y pocas esperanzas, una madre volvió por octavo día consecutivo a la Penitenciaría Nacional La Victoria en busca de noticias sobre su hijo, sin tener ningún indicio desde el trágico incendio.

Carmen Fernández expresó su desesperación ante la situación, ya que ha agotado todo el proceso de investigación, tanto en la penitenciaría como en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

«No se sabe, no dicen nada, pero para mí que él está quemado, porque nadie me dice nada», expresó con visible preocupación.

A pesar de su estado de salud y la falta de fuerzas, la señora ha amanecido en las afueras de La Victoria con la esperanza de obtener alguna respuesta sobre su hijo, a quien identificó como Gustavo Fernández.

Sostuvo que Gustavo llevaba cuatro años preso y que se encontraba en una de las celdas que quedaron totalmente quemadas.

Mujer dona los enseres de su hijo tras incendio 

Una madre se dirigió a La Victoria para recoger las pertenencias de su hijo y donarlas a una mujer que perdió su hogar y todos sus enseres tras incendiarse su casa.

María Fernández indicó que su pariente fue trasladado hacia la cárcel Anamuya, en el municipio de Higüey, provincia de La Altagracia, dos días después del incendio en el penal.

Después del traslado de su hijo, identificado como Johan Fernández, sus artículos personales quedaron en la celda donde estaba, incluyendo una televisión, sillones y un abanico.

María narró que ya tuvo la oportunidad de visitar a su hijo en la cárcel de Higüey y sostuvo que Johan lleva 11 años preso.

«Es lejos, pero estoy agradecida a Dios de que esté vivo», expresó la señora al salir del penal.

El nuevo director de la Penitenciaría Nacional La Victoria y su pasado polémico

El nuevo director de la Penitenciaría Nacional de La Victoria, Roberto Nivar, estuvo involucrado en un escándalo en el año 2011, después de permitir que un recluso sostuviera relaciones sexuales en su habitación.Por esta acción, Nivar, quien en ese entonces fungía como encargado de Seguridad de la cárcel del municipio de Baní, provincia de Peravia, fue destituido de su cargo por el entonces director de la Policía Nacional, mayor general José Polanco Gómez.El día en que el recluso fue sorprendido por las autoridades sosteniendo relaciones sexuales con una visitante, de 24 años, el comandante estaba de descanso por su día libre.El recluso fue identificado como Enrique Soto, de 51 años, quien fue acusado de violar a una menor.

Ir a la fuente
Author: