La armonía: Lejos del COD

Antes que renunciar por las supuestas irregularidades que denunciaron en el Comité Olímpico Dominicano (COD), el vicepresidente José Manuel Ramos y otros dirigentes tenían, por el bien del deporte, que agotar todos los recursos para que los males se corrigieran.

Pero el aparente error en que incurrieron no es para que se les negara retornar a sus posiciones tras revocar las renuncias.

Garibaldy Bautista

Con la actitud el presidente Garibaldy Bautista y los dirigentes que lo acompañan se apartan de la ecuanimidad que se necesita en la entidad, para fomentar la cizaña.

Puedes leer: COD ratifica miembros de ejecutivos ante reclamos

Esa asamblea que se convocó para ratificar la sustitución de Ramos, Radhamés Tavárez, Juan Núñez Nepomuceno y Francis Soto no es lo que procede en una entidad con un compromiso nacional como el de los Juegos de París, además de tener como filosofía la de mente sana en cuerpo sano.

Las diferencias no han debido convertirse en una crisis que no solo resquebraja la integridad del COD, sino que amenaza la participación de los atletas dominicanos en los juegos de París.

El presidente debe, más que nadie, ser tolerante con los disidentes con quienes ganó las elecciones del COD. Es deplorable que por la incomprensión o la falta de ecuanimidad el conflicto tenga que dirimirse en los tribunales.

Si los renunciantes han decidido reintegrarse no queda más opción que recibirlos, pues se supone que también fueron electos para las posiciones que han desempeñado.

Ir a la fuente
Author: El Nacional