Incendio en La Victoria: familiares preocupados por traslados

Este miércoles, decenas de familiares expresaron sus quejas y preocupación ante la falta de recursos económicos para visitar a sus parientes, debido a los traslados desde la cárcel de La Victoria hacia otros centros penitenciarios.

Mientras, otros familiares ni siquiera tienen conocimiento del paradero de los reclusos, que han sido trasladados en los últimos dos días.

Según Feliciana Guerrero, quien tiene dos parientes recluidos, su hijo fue trasladado al centro ubicado en el 15 de Azua y ella no cuenta con los medios económicos para visitarlo.

Además, añadió que su nieto aún permanece en La Victoria, pero teme que pueda ser reubicado este miércoles, debido a la presencia de camiones de traslado en el penal.

“Yo pido que no me lo lleven lejos, ellos tienen que ver las condiciones mías y la de todas las madres que están aquí, porque nosotros tenemos que coger prestado y todo para venirlos a ver y traerle comida”, expresó.

Indicó que, en el caso de su hijo, a quien identificó como Elvis Guerrero, este está acostumbrado a estar recluido en el penal y que cumplía un año de prisión preventiva por robo.

Mientras que, la señora María Rodríguez sostuvo que su hijo fue enviado ayer a otro penal y que no tiene conocimiento de su paradero. Indicó que recibió una llamada de un amigo del recluso para decirle que vaya en busca del perrito de su hijo.

La mujer identificó a su hijo como Henry Andrés Medina Rodríguez, quien lleva 18 años preso por homicidio.

Expresó que vive una situación “caótica” tras el traslado de su hijo, ya que no tiene las condiciones de salud ni económica para ir a verlo. Presume que su vástago fue enviado a la cárcel de San Juan de la Maguana, aunque todavía no ha confirmado la información.

Pese a que las autoridades informaron ayer sobre el traslado de 1,125 presos, este miércoles fueron trasladados otros reclusos, de quienes, hasta el momento, se desconoce adónde fueron enviados.

Se recuerda que el incendio dejó 13 fallecidos y 11 heridos.

Ir a la fuente
Author: