El desafío de ser una madre emprendedora

En un mundo donde la maternidad y el emprendimiento pueden parecer una combinación difícil de equilibrar, tres mujeres valientes  muestran que es posible convertir los desafíos en oportunidades. 

Yildati Rosa Sánchez, Shira Abreu y  Carolyn Guzmán, son tres madres emprendedoras que han encontrado en sus hijas la  fuerza necesaria  para seguir adelante.

Para Yilda Rosa Sánchez la motivación para emprender como madre surge de su deseo de pasar más tiempo con sus niñas, sin tener que sacrificarse  con un  trabajo que la limite. Decidió dedicarse a la repostería y a la creación de arreglos con globos, encontrando en estas actividades una forma de combinar su pasión por la creatividad con su responsabilidad como madre.

Los desafíos que enfrenta Yilda son numerosos, desde encontrar tiempo para compartir con sus hijas hasta equilibrar las responsabilidades del hogar y su papel como esposa. Sin embargo, gracias al amor que le dedica a su emprendimiento y a su familia, ha logrado salir adelante y encontrar un balance.

Shira Abreu, una madre que se integra al trabajo a sus hijas: Liah, de 14 años y la pequeña Emma,
de 8.
Shira Abreu, una madre que se integra al trabajo a sus hijas: Liah, de 14 años y la pequeña Emma,
de 8.

“Gracias a Dios  hemos podido salir adelante poniéndole amor a nuestro emprendimiento,  llevando un balance entre una cosa y otra y  sirviendo de motivación a otras. Solo hay que poner fe  y mucho amor a  las cosas a la cual nos dediquemos”, manifiesta Yilda Rosa Sánchez.

Shira Abreu, quien dejó a un lado su carrera de periodista,   se enfrenta al desafío de educar a sus hijas mientras dirige su negocio “Detalles Magicos RD”. Con la ayuda de su esposo y el apoyo de familiares y amigos ha logrado encontrar el equilibrio necesario para cumplir con sus responsabilidades laborales y familiares.

Te puede interesar leer: Elizabeth Matos: Un amor de madre que va más allá de lo que se puede ver

“Como tenemos el taller en la casa muchas veces voy haciendo varias tareas a la vez, atendiendo pedidos, mientras cocino y al mismo tiempo guío las clases de mi hija de ocho años, Emma, que hace homeschooling (educación en casa). Pero para trabajar los pedidos grandes generalmente es en la noche cuando las niñas están durmiendo”, explica Abreu.

 Afortunadamente cuenta con el apoyo de su  esposo “un pilar sumamente importante en este emprendimiento”. 

 Confiesa que  a veces siente desbordada “pero trato de detenerme, analizar, priorizar… Y sobretodo recordar que no soy una superheroína y que no puedo hacerlo todo bien al mismo tiempo”. Para Carolyn Guzmán, quien también dejó de un lado su carrera de Comunicación Social, la mayor motivación para emprender como madre ha sido su hija Azarela.

Carolyn Guzmán junto a su pequeña Azarela.

Desde que nació en 2017, Carolyn ha estado comprometida con su tienda que lleva el mismo nombre de la pequeña, encontrando en el negocio una forma de generar ingresos mientras la cuida. Con el apoyo de su esposo, padres y hermanos, ha logrado superar los desafíos que enfrenta como madre emprendedora.

  A pesar de los obstáculos que cada una enfrenta, estas tres mujeres continúan luchando por sus sueños y por el bienestar de sus familias. Su dedicación y amor por sus hijos son la fuerza que las impulsa a seguir adelante, demostrando que es posible alcanzar el éxito tanto en la maternidad como en el emprendimiento.

Integración

Carolyn  ha integrado a su  hija  en su negocios de manera creativa. Azarela se ha convertido en la vendedora oficial de Tiendas Azarela.

 Las Hijas de Shira, Liah, de 14 años, se encarga de los quehaceres como hacer la cena y Emma, la pequeña,  es especialista en pegar etiquetas y colocar la mercancía en sus fundas. “A través de sus cuentas de

Instagram  dedicadas a la gimnasia @EmmaGgimnasta y @LiahGimnasta promocionan camisetas y artículos personalizados colaboran activamente en DetallesMagicosRD, asumiendo responsabilidades acordes a su edad”, dice Shira.

Ir a la fuente
Author: Lidia Mora